viernes, 15 de junio de 2007

1927 Federico Cantu

Autorretrato como Lucifer 1927
Durante toda su vida Cantú vivió intensamente la dualidad del bien y el mal,
desde muy temprana edad desarrollo con maestría obras religiosas, siempre siguiendo la escuela de los grandes maestros. Hacia 1924 ya en Paris ejecuta con un estilo propio una serie de Madonas, Natividades y todas esas interpretaciones diabólicas utilizadas durante siglos en el arte.Una de las aportaciones de Cantú a la pintura contemporánea seria el lograrubicar esta serie de pasajes en ambientes cotidianos.
Dice Cantú- Pinte a Mefistófeles como representación de la escuela Byronianay al perro dormido representando al diablo, recordando su ingreso al laboratorio de alquimiadel taumaturgo Fausto.En 1928 en Los Angeles California pinta para una Capilla una crucifixión. Su segunda obra mural sera en La Catedral San Miguel Allende 1943, seguida por la de el Ex convento de San Diego 1949, Angeles Músicos 1950, Seminario de la Misiones Extranjeras 1957, Museo Michoacano de Morelia 1954,Verónica y Crucifixión Museo Vaticano 1959.Las apariciones demoniacas en la obra de Federico son una constante.Homenaje a Lord Byron 1929, Bestiario 1931, Mona Casandra 1932, El triunfo de la Muerte 1940, San Miguel venciendo al Demonio 1955.Cantú; como gran conocedor del catolicismo realizara a lo largo de siete décadas un sin numero de obras religiosas en todas las disciplinas, Dibujo , Grabado, Bajo relieve, Pintura mural, Escultura y Pintura al oleo.En la Biblia existen un sinnúmero de pasajes, donde se hace alusión al Demonio,Uno de ellos es la expulsión del Arcángel Luzbel ( Lucifer ) ejecutada triunfalmente por San Miguel, otro de estos pasajes se refiere a los cuarenta días y cuarenta noches de ayuno, que Jesús pasara en el desierto tentado por el Diablo.En alusión a este pasaje, Cantú logra en esta obra pintada en 1927 un Autorretrato como Lucifer. En un tono sarcástico Cantú se pinta como diablo con todo y cola, disfrutando del sabor de su pipa.Dice Cantú; Con la edad los rasgos demoniacos de mi cara se fueron asentando,me pinto como soy y me reflejo en mis lienzos como un examen de conciencia.

Adolfo Cantú

Colección; Adolfo Cantú
Colección; Cantú Y De Teresa