viernes, 14 de enero de 2011

Federico Cantú en sus últimos días





Federico Cantú en sus últimos días .

El año 1989 iniciaba y la salud de Federico no pintaba del todo bien.

Durante mas de siete décadas, Federico se había sometido a un régimen de trabajo forzado condimentado con , mujeres y buen vino. El presumía tener en su casa las obras completas de Johnnie Walker y haber bebido de ellas tanto como Edgar Allan Poe. También recordaba con orgullo, que de sus maestros de la Escuela de Paris ( 1924-1934 ) principalmente los incluidos en el grupo de españoles cercanos a Picasso como Mateo Hernández , Gonzáles, De Creéft , Parra , Peinado y Dalí ) había aprendido “Las mañas de andar tras las viejas y el alcohol”.


Cantú, hombre metódico he independiente que durante años había trazado una rutina de vida , solía iniciar su labor creadora a las 6:30am . Para poder trabajar gustaba de escuchar música barroca, acompañado de un buen cigarro y una taza de café .

A las 8,30 am llegaban sus dos asistentes ( padre e hijo ) ; Baltasar que cumplía la rutina de limpiar pinceles ,acomodar óleos , esculturas, proyectos , garbados y mantener la Casa Estudio en orden, además de catalogar todos los días obra y correspondencia, el segundo de ellos era el “Chato” , que solía ser un asistente múltiple ( igual que su padre ) : Chofer, secretario , confidente , impresor , cocinero, barman , en fin, el se encargaba en su totalidad del estudio de nube en San Jerónimo , ahí se producía gran parte de arte de Cantú .





En este Estudio continuamente desfilaban modelos que cronológicamente cambiaba Cantú según la época sin embargo en San Jerónimo y debido a la nueva administración que regía las finazas de Cantú desde 1987 las divas estaban desapareciendo y como testimonio solo quedaban grandes bocetos y esculturas de caballete de épocas gloriosas .

Pasado el medio día Federico regresaba a su Casa, en la calle de San Francisco Colonia del Valle , a la 1:30 pm comía con Gloria Calero ( su esposa ) y después se recostaba durante media hora, para seguir trabajando en cuatro caballetes, que simultáneamente producían cualquier cantidad de obra con los temas de Arlequín o Centauros, temas Bíblicos, Fáusticos, Históricos y Helenos .

Para la media tarde Federico salía a caminar acompañado de sus dos perros ( Buril y Tlacuilo ) con su Borbón y pipa en mano recorría la cuadra dotando de piropos a todas las mujeres de la cuadra.

Al llegar la hora de la cena Cantú veía algún programa de televisión con la idea pasar un rato con Gloria, para después leer y degustar obras de sus grandes amigos de Paris como César Vallejo , Luis Cardoza y Aragón , Ricardo y Alberto Guiraldes, Andre Breton , Paul Eluard, Moreno Villa, Andrés Idearte , Alfonso Reyes, Renato Leduc , Ali Chimacero entre ortos.




El viernes 13 de enero de 1989 , Cantú inicio el día con la rutina de siempre termino de comer y decidió salir a caminar después de hablar con Alí Chumacero para confirmar la acostumbrada comida de fin de semana, solo que esta ves su anémica debilidad no le permitió caminar mas de veinte pasos y de un resbalón termino a media banqueta. Al ver esto y como mejor pudieron, los empleados lo recostaron en su diván de lectura donde permaneció casi moribundo y resistiendo un dolor intenso durante el fin de semana (según la recomendación de su doctor de cabecera ).

Llego el lunes 16 de enero y por fin Federico Cantú fue trasladado al hospital ABC . Después de una serie de radiografías y pruebas acostumbradas para un operación , los doctores dictaminaron, que por tratarse de una fractura de cadera y evaluando el grado de anemia que padecía, Federico tendría que esperar unos días para estabilizarse antes de la operación .

Los días pasaron y por fin el viernes 21 se le programo la operación, que a primera vista fue un éxito, sin embargo al padecimiento se sumaron la falta de estimulantes cotidianos

Que regian la vida y obra de cantú se habían convertido en una plegaría para el. Cantú pedía constantemente su scotch whisky y su pipa y por supuesto nadie lo escucho.

Transcurría la semana del 23 de enero y su única distracción fueron las visitas de amigo y familiares, pero no había mejoría alguna y por supuesto cada día estaba mas lejos de poder levantarse de la cama pues de la fractura paso a tener problemas respiratorios.



Llego ese sábado 28 y a manera de guardia fui reclutado para pasar la noche con el. Primeramente mi abuelo estaba dormido pero inquieto, apenas dieron las diez de la noche y despertó preguntando por Gloria, el repetía que por favor cuidáramos de ella y que sí algo le llegaba a pasar teníamos que ver por su esposa. Sin embargo trate de calmarlo reiteradamente pero seguro no tenia ganas de escuchar a nadie y como parecía que no pensaba dormir mas, prendí la televisión del cuarto para distraerlo y me detuve en un programa dedicado a Dalí , mismo que había muerto esa misma semana el día 23 de enero . No habían pasado cinco minutos del programa y Federico empezó ha despotricar : “farsante , desgraciado”- le gritaba a Dalí; parecía que recordaba todas esas tardes en Montparnasse donde Dalí se paseaba con un sin número de mujeres hermosas incluida la mujer de Paul Eluard , el enojo llego a tanto que de repente llegaron dos enfermeras asombradas por la exaltación .

Sin mas se lo llevaron a terapia intensiva con todo y cama.



El día 29 de enero llegamos de nuevo al hospital, Federico ya no salio de terapia intensiva , el murió después de las dos de la tarde ; Tendido en la cama su cuerpo retrataba la escena de la obra titulada “Cristo Muerto” pintada por el en 1957.

CYDT Colección de Arte

Cantú Y de Teresa