lunes, 18 de junio de 2007

Un Maestro en la Mexicanidad



IMSS siglo XXI




Mural Los Cuatro Jinetes de la Apocalipsis



Diana



La tira de la peregrinacion Azteca


El poder del genio se manifiesta en su creación y ésta es la expresión de ideas estéticas, el genio crea una obra de arte en la medida en la que logra representar ideas estéticas.La obra de arte es una representación sensible de lo supersensible; de lo espiritual. La labor del genio no es controlada desde él mismo en tanto individuo sino que emerge de algo mas profundo. El genio encarna por asi decirlo dentro de la dimensión técnico-artística de la naturaleza




Federico Cantú es una excepción dentro del movimiento plástico del siglo XX
Hasta en su nota religiosa constituye un caso excepcional, pero su sincera afirmación desde luego está mas cerca de la religiosidad revolucionaria muy lejana de las frivolidades de muchos contemporáneos.
Obras como Adán y Eva agricultores, Enseñanzas del cura Hidalgo
muestran la universalidad de nuestra mexicanidád.
La purisima obra de proporción mural pintada en 1946 Y tomando el tema bíblico de Susana y los viejos de la Colección Cantú Y de Teresa Cantú , donde reclama la nacionalidad del pasaje, asegurando que el echo pudo bien suceder en nuestra tierra.

Sera por ello que el Museo de Arte contemporáneo del Vaticano
escogió para su acervo tres magnificas obras de Cantú ; Cristo en la Cruz, El Manto de Santa Verónica, Crucifixión; para ratificar la grandeza del arte sacro Mexicano en el siglo XX.